Encaje de Milán

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



 

El encaje de Milán se desarrolla entre finales del s. XVI y principios del XVII.


El encaje de Milán tiene una gran variedad de puntos decorativos en los entredoses como ningún otro encaje. Es esta variedad, además del estilo barroco de sus diseños, lo que hace al encaje de Milán el más bello de los encajes italianos.
Los primeros trabajos no tienen los intrincados entredoses que nosotros asociamos con el milanés posterior realizados en lino.
El lino dio una al encaje de Milán poder hacer entredoses más complicados, y que al material utilizado en los principios del Milán eran oro y plata.
El encaje de Milán se realiza en secciones llamadas “libres” o “partes de encaje”, las cuales podían ser puestas después en un frisado más ancho o más estrecho según las necesidades.
Al final del s. XVII los motivos estaban más colocados y se unían conectando barras compuestas de hilos torcidos, trenzas o falsas trenzas. Las trenzas tenían a menudo vaguillas.
Tales cadenetas y vaguillas eran realizadas en el encaje de bolillos Veneciano, un encaje resistente hecho en Italia desde tiempos antiguos.
El encaje de Milán era generalmente realizado para vestimentas de Iglesias, también era utilizado por la nobleza para acontecimientos especiales.

Características:

Encaje de cinta que se hace por partes
El motivo lo hace una cinta serpenteante a punto de tejido con varios puntos decorativos.

 


©2006-2015 www.encajedebolillos.es - Todos los derechos reservados - Politica de Privacidad